viernes, 24 de agosto de 2007

Mi corazón helado

Yo también tengo el corazón helado, pero no hielo en el corazón.
Han talado el último almendro que sirvió de alimento en 1939 a los últimos republicanos detenidos en el puerto de Alicante. Vivía al abrigo de una tapia, junto a una planta de ricino (¡qué paradoja!).
Y lo han matado por nada, porque no estorbaba. A su lado comenzaba una senda hacia la Serra Grossa, él era el que marcaba el cambio del asfalto a la tierra y la vegetación asilvestrada.
El almendro ha desaparecido pero vive, porque sus frutos germinados serán nuevos almendros que mantendrán el recuerdo de aquellos sucesos tan infames.
Aquí puedes enlazar con un comentario en este blog.

1 comentario:

Rave dijo...

Hola Juan,

Te dejo un enlace interesante sobre la memoria histórica. Es del blog 14 de abril, un blog de lo más recomendable. Rojo, rojo, jejejeje....